fbpx
árbol de ser

Preguntas frecuentes

Alejandro de la Traba 

 

La psicoterapia es un espacio seguro diseñado especialmente para ayudarte a explorar y abordar los desafíos a los que nos enfrentamos día a día. Un lugar en el que aprender a comprender mejor tus emociones, pensamientos y comportamientos, y en el que buscar la mejor forma de regularlos, gestionarlos y sostenerlos para tener mejora y bienestar. 

Poco a poco, además, se van desterrando socialmente tabúes como que el psicólogo o psicoterapeuta solo sirve cuando estás realmente mal. 


Al contrario de esa idea, la psicoterapia tiene mucho sentido como prevención para no sufrir problemas graves de salud mental y para el tratamiento de cualquier situación o herida emocional que podamos vivir.

Es un viaje transformador que te capacita para superar desafíos y construir una base sólida para tu bienestar emocional.

NO VAS A ENCONTRARTE CON: un psicoterapeuta te juzgue o te critique a ti, o a la forma en que haces las cosa, ni que te dé consejos sobre qué hacer o dejar de hacer con tu vida. Tampoco es un espacio donde se te pida que cambies lo que no quieras cambiar.

Somos conscientes de que muchas veces es difícil saber por dónde empezar a buscar terapeuta, en qué debes fijarte, qué diferencias hay entre unas corrientes y otras o entre unos centros u otros… Por ello vamos a darte algunas cuestiones clave que con suerte guíen un poco tu búsqueda y te lleven a la respuesta que necesitas: 

 

  • Formación y experiencia de tu terapeuta: asegúrate de que el terapeuta está debidamente formado y pueda ejercer la psicología dándote la confianza de estar en manos de un profesional cualificado.
    Conexión personal y profesionalidad: busca un terapeuta que te inspire profesionalidad y confianza creando un espacio libre de juicios y opiniones personales.
  • Tipo de terapia: valora las diferentes corrientes que guían hoy en día la psicología y elige una que se adapte no solo a tus necesidades sino también a tu manera de entender el mundo. En nuestro caso, la terapia es de corriente humanista y por ende, creemos que el encuentro humano es más que conductas, trastornos o síntomas y damos importancia a la verdadera esencia de cada persona más allá de etiquetas o diagnósticos. Creemos en el potencial de cada persona, en su experiencia interna y su comportamiento externo. 
  •  Objetivos y metas: aunque la terapia suele entenderse como un camino sin prisas, busca un terapeuta que te ayude a identificar tus metas y objetivos y los defina contigo. Esto te ayudará a motivarte y a ser más consciente de los avances y progresos que vas haciendo en las sesiones.
  • Busca opiniones: sabemos que la terapia es algo muy personal y tanto los resultados como la sensación que provoca en cada uno puede variar mucho de una persona a otra. Sin embargo, si puedes bucear en redes sociales para ver el feeling de cada proyecto o algún conocido o amigo ya ha emprendido su camino terapéutico es posible que su experiencia y sus consejos te ayuden a elegir no solo un centro o un tipo de terapia sino también un terapeuta concreto. 

El trabajo en las sesiones de psicoterapia puede variar según la orientación terapéutica y las necesidades específicas de cada cliente. Sin embargo, hay algunos aspectos que se pueden considerar “comunes” y que pueden ayudarte a crear una idea de cómo trabajamos en las sesiones:

  • Evaluación Inicial: En las primeras sesiones, el psicólogo suele realizar una evaluación inicial para conocer detalles sobre tu historia personal, antecedentes familiares, relaciones actuales, desafíos emocionales y cualquier objetivo que desees abordar en la terapia.
  • Establecimiento de metas: Basándose en la evaluación inicial, el psicoterapeuta y tú intentaréis establecer metas terapéuticas para ir trabajando en ellas durante las diferentes sesiones. 
  • Exploración emocional: las terapias humanistas y terapia focalizada en la emoción desde la que trabajamos nos hace explorar las heridas emocionales para poder sanarlas.
    En otras terapias se trabaja con alguna técnica concreta durante un número determinado de sesiones y viendo si funciona, pero nosotros no nos quedamos ahí sino que vemos qué parte concreta dentro de una sesión es la que está funcionando. Es decir, afinamos mucho en los procesos significativos de cambio.
    De este modo vemos qué cosas específicas que hace el psicoterapeuta ayudan para alcanzar los objetivos terapéuticos. 
  • Experiencia y desarrollo o evolución: algunas sesiones se pueden enfocar en experimentar, revivir o poder traer al presente aquello que nos duele. También podemos ver cómo adquirir y practicar nuevas habilidades que nos permitan afrontar gestionar emociones intensas o abordar problemas específicos que supongan un reto para nosotros.

  • Seguimiento y evaluación: las sesiones de terapia generalmente incluyen un seguimiento y evaluación periódicos para que tanto tú como el terapeuta confirméis que el enfoque que estáis desarrollando te permite ir progresando hacia tus metas como deseas. Es importante que tú definas la forma en la que crecer y los ritmos a los que quieras ir. 

La primera sesión (o las primeras sesiones) son tomas de contacto entre el psicoterapeuta y tú. En ellas irás  poco a poco encontrando este espacio seguro,  de confianza en el que te sentirás aceptado, comprendido y apoyado. Estas sesiones se basarán en preguntas sencillas sobre tu persona, tu familia, tu entorno, las motivaciones que te han llevado hasta allí, qué esperas conseguir con la terapia, qué objetivos tienes…

Las sesiones tienen una duración de 1 hora a lo que se le añade 15 minutos previos de pre-terapia en nuestra sala específica para ello donde encontramos un espacio para relajarnos y así poder trabajar la sesión con mayor eficacia; y otros 15 minutos de pos-terapia donde podrás escribir, anotar o simplemente interiorizar la sesión sin necesidad de irte del centro con prisa.
 

Por supuesto, en la primera sesión tu terapeuta te informará de cómo será el trabajo durante la terapia, cuántas sesiones recomienda, cuál es su manera de desarrollar las sesiones y establecerá algunas pautas básicas que te ayudarán a saber el tipo de enfoque que el tipo de terapia que ejerce dará a tus necesidades. 

Las sesiones terapéuticas con niños están enfocadas a que tanto padres como hijos encuentren un espacio en el que compartir preocupaciones, emociones o dificultades a las que se enfrentan, de manera que se pueda abordar conscientemente la situación que les ha llevado a consulta.

La misión del terapeuta, en este caso, es proporcionar orientación para manejar los desafíos presentes a la vez que ayuda a identificar patrones o roles que pueden dificultar las relaciones familiares. 

Si la terapia está enfocada únicamente en tu hijo/a, la primera sesión se hará junto con los padres para que todos podáis expresar vuestras inquietudes y la razón o motivación de acudir a consulta. Las siguientes sesiones se desarrollarán de manera individual con el menor, ofreciéndole un espacio en el que ser escuchado, cuidado, respetado y aceptado. 

En función de la edad del menor, el terapeuta adaptará las sesiones a las necesidades que crea convenientes, pudiendo utilizar para ello diversos juegos, dibujos, creatividades o simbolismos. Esto permitirá al terapeuta conectar mejor con el menor, ajustándose a su ritmo y estilo de comunicación. 

Lo que NO HACEMOS es juzgar o criticar como padres ni decir si lo estáis haciendo bien o mal en la crianza. Entendemos que la crianza es muy compleja y requiere esfuerzo. Venir a psicoterapia es un gran esfuerzo que ya denota las ganas de crecer, evolucionar e ir mejorando en aquello que se nos hace dificultad.

Por supuesto. Para que un trabajo terapéutico funcione debe haber un espacio de confianza que permita tratar los temas necesarios con naturalidad, seguridad y cercanía. Si tu terapeuta actual y tú no habéis conseguido crear ese vínculo o ese espacio de plena libertad, se puede tratar de analizar y ver si existe posibilidad de reparación o incluso puedes continuar tus sesiones con cualquier compañer@ de la clínica o de fuera de ella.

posible que el psicoterapeuta pueda establecer un número aproximado de sesiones una vez hayáis empezado a adentraros en la terapia, e incluso de pautar un alta que espacie las visitas a momentos puntuales. 

Si tienes en mente hacer un número concreto de sesiones, coméntaselo a tu psicoterapeuta para que podáis hacer terapia breve muy focalizada en resultados a corto plazo.

Además de ello, la terapia humanista y en concreto la Terapia Focalizada en la Emoción se caracteriza por tener resultados más rápidos que la media en comparación con otras terapias.

 

Una vez en la vida, al menos, es recomendable revisar la salud mental y poder hacer una evaluación más allá de si la persona tiene síntomas concretos o patologías reconocidas.

Todos hemos experimentado algún tipo de dolor emocional en nuestras vidas, ya sea en la infancia, la adolescencia o en la edad adulta. Algunos de los síntomas más comunes de las heridas emocionales son:

 

  • Baja autoestima
  • Inseguridad
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Problemas de relación
  • Miedo al rechazo
  • Miedo al abandono
  • Miedo al éxito
  • Miedo al fracaso
  • Autocrítica excesiva
  • Resentimiento
  • Ira
  • Frustración

Las heridas emocionales pueden ser sanadas a través de un proceso de terapia psicológica. Este proceso suele implicar la exploración de las experiencias que causaron la herida, la expresión de las emociones asociadas a la misma y el desarrollo de nuevas habilidades para afrontarlas.

Es importante recordar que el proceso de sanación de las heridas emocionales lleva tiempo y esfuerzo. No es un proceso sencillo, pero es posible y puede suponer un cambio radical en la vida de la persona.

Recuerda que buscar terapia no indica debilidad, sino una disposición a enfrentar y abordar los desafíos de la vida de una manera adulta y responsable. La terapia puede ser un lugar en el que discutir tus inquietudes y determinar el enfoque adecuado para tus necesidades. 

Tomar la decisión de iniciar terapia puede generar dudas o ansiedad pero debemos verlo siempre como un acto valiente de mejora y enriquecimiento personal con el que mejorar nuestro bienestar emocional. 

A veces, la situación por la que estamos pasando es más notoria o preocupante para las personas de nuestro entorno que para nosotros mismos, que muchas veces tendemos a restar importancia a nuestras emociones. 

Por ello, si familiares o amigos han detectado en ti un cambio, un estado de angustia o de preocupación constante, es posible que te hayan recomendado ir a terapia para que puedas solucionar esa situación que puedes no estar viendo con total claridad. 

Aun así, la última palabra la tienes tú y es de crucial importancia que tengas pleno convencimiento de tu decisión, puesto que la terapia requerirá un esfuerzo, una dedicación y una motivación que debe originarse en tu interior. 

Lo ideal es que consideres este paso como un acto de autocuidado que puede tener un gran impacto en tu vida. Por ello, si pese a todo sigues teniendo dudas, contacta con nosotros para que podamos orientarte y darte más información sobre cómo la terapia podría mejorar tu bienestar emocional. 



Sí, en Árbol de Ser ofrecemos terapia online a través de videollamada. Esta modalidad es igual de efectiva que la terapia presencial, ya que permite crear un vínculo terapéutico entre el paciente y el terapeuta.

La terapia online es una opción ideal para personas que viven en zonas remotas o que tienen dificultades para desplazarse. También es una buena opción para personas que viajan con frecuencia o que trabajan a tiempo completo.

Para realizar terapia online, solo necesitas un ordenador o un dispositivo móvil con conexión a internet. La sesión se realiza en directo, a través de videollamada.

La terapia online es una modalidad de tratamiento que está en auge. Cada vez son más las personas que optan por esta opción, ya que ofrece muchas ventajas.

¿Quieres saber más sobre la terapia online en nuestra clínica de psicología?

Llámanos al +34 650 326 751  o envíanos un correo electrónico a  info@arboldeser.com y te informaremos sin compromiso.

En que el tipo de terapia humanista que usamos tiene alta efectividad.
En otras terapias se trabaja haciendo alguna técnica concreta durante un número determinado de sesiones y viendo si eso ha funcionado, pero nosotros no nos quedamos ahí sino que vemos qué parte concreta dentro de una sesión es la que está funcionando. Es decir, afinamos mucho en los procesos significativos de cambio.
De este modo vemos qué cosas específicas que hace el psicoterapeuta ayudan para alcanzar los objetivos terapéuticos.

Además acompañamos la terapia con un entorno privilegiado y permitimos que las personas que acuden a la consulta presencialmente puedan tener 1hora y media de experiencia, entrando previamente en una sala de pre-terapia donde podrán relajarse y sintonizar de tal forma que puedan entrar en su sesión totalmente preparados para que tenga una alta efectividad.

Esto se traduce en:

Efectos más inmediatos. Nuestro tipo de terapia comienza a surtir efecto rápidamente.

Mejora a largo plazo: también se ve cómo los clientes mantuvieron o quizá aumentaron su mejora inmediata tras el tratamiento.

Nuestros clientes se quedan. Nos eligen por encima de otras terapias porque tienen un porcentaje de permanencia mayor.

Ofrecemos actividades, formación y comunidad más allá de la terapia. Estamos preparados para seguir siendo un apoyo para los clientes independientemente de que vayan o no a terapia con nosotros.

 

  • Cuando te sientes mal y no sabes por qué.
  • Cuando te molesta, impide o afecta la tristeza, ansiedad o el miedo. 
  • Cuando tus emociones te desbordan y no las puedes controlar.
  • Cuando te está costando superar la pérdida de alguien (por fallecimiento, separación o divorcio).
  • Cuando te sientes cansado o desesperado porque ves que los problemas de tu hijo no se solucionan por más que lo intentes.
  • Cuando hay mal ambiente, tensiones, rencores, malos entendidos, conflictos con tu pareja, familia, amigos o compañeros del trabajo.
  • Cuando sientes que no eres suficientemente bueno, hagas lo hagas.
  • Cuando te comparas con los demás y siempre sales perdiendo.
  • Cuando sientes que no tienes ilusión por la vida y no le encuentras el sentido a nada.
  • Cuando tienes dificultades, miedo, ansiedad o vergüenza a la hora de relacionarte con otras personas.
  • Cuando te sientes aislado y no sabes qué hacer para conectar con los demás.
  • Cuando sientes que tropiezas siempre con la misma piedra a pesar de que quieres cambiar (ej. si eliges siempre parejas que sientes que en realidad no te convienen).
  • Cuando quieres dejar de tomar ciertas sustancias, pero sientes que no puedes hacerlo.
  • Cuando tienes curiosidad o deseo de conocerte mejor a ti mismo y entender tu historia.
  • Cuando tu malestar o ansiedad, está afectando a tu cuerpo (ej. siempre estás cansado, tienes dolores de espalda y de cuello, dolores de cabeza, te cuesta dormir…)




Por un lado, las psicoterapeutas estándar cuentan con una sólida formación y experiencia, brindando un enfoque efectivo y comprensivo. Trabajan con empatía y compromiso para ayudarte en tu proceso de crecimiento y bienestar emocional.

Por otro lado, nuestros psicoterapeutas premium destacan por contar con una amplia experiencia y una formación especializada en diversas técnicas avanzadas. Muchos de ellos son profesores universitarios y/o poseen el título de Doctor en Psicología. Su trayectoria en el campo les permite abordar situaciones complejas con un enfoque más detallado y específico.

La elección entre un terapeuta estándar y uno premium dependerá de tus necesidades individuales, preferencias y la complejidad de tus inquietudes.
Estamos aquí para ayudarte a tomar la decisión que mejor se ajuste a tus expectativas y objetivos. Si tienes más preguntas o necesitas información adicional, no dudes en contactarnos.

Descubre como trabajamos nuestras terapias

Metodologías, equipo y tarifas

Descubre como trabajamos
nuestras terapias

Metodologías, equipo y tarifas

Descubre como trabajamos

Metodologías, equipo y tarifas

Contáctanos
No esperes más,

Ven a conocernos

Hemos creado un espacio único en el que recuperar la voz interior, dar forma a los pensamientos y poner en valor las emociones. 

Un espacio en el que hablar y escuchar. Un espacio para ti.

¿Dónde estamos?

Menéndez Pidal, 31 (local 1)
28036 - Madrid

Horario

Lunes a viernes de 9h a 21h

Contacto

Cuéntanos

    Acepto la política de privacidad de esta web.

    No esperes más,

    Ven a conocernos

    Hemos creado un espacio único en el que recuperar la voz interior, dar forma a los pensamientos y poner en valor las emociones. 

    Un espacio en el que hablar y escuchar. Un espacio para ti.

    ¿Dónde estamos?

    Menéndez Pidal, 31 (local 1)
    28036 - Madrid

    Horario

    Lunes a viernes de 9h a 21h

    Contacto

    Cuéntanos

      Acepto la política de privacidad de esta web.